Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

Acepto Más información
Estás viendo

Combustible de hidrógeno en microesferas

Publicado por Michael Artime | 02/10/2003
Una nueva patente podría solventar el problema de la peligrosidad que implica el manejo y transporte del hidrógeno, probablemente el combustible con el que llenemos el depósito de la próxima generación de automóviles.
Combustible de hidrógeno en microesferas A menudo se promueve el hidrógeno como el combustible limpio ideal para coches. Pero el problema es que se trata de un material explosivo y peligroso de transportar y almacenar. De modo que el Ministerio de Energía de los EE.UU. (DOE) ha estado investigando métodos que hagan que el bombeo de hidrógeno en los depósitos de los automóviles, sea tan seguro y sencillo como el actual con la gasolina. La solución, según una de sus últimas solicitudes de patente, podría ser su almacenamiento en forma de diminutas bolas de cristal. Las propuestas microesferas de cristal, medirían unas pocas millonésimas de metro (micrones) de diámetro, y tendrían una oquedad en el centro, que contendría un poquito de paladio. Las paredes de cada esfera tendrían también poros con un diámetro de solo unas pocas decenas de millonésimas de metro. Teóricamente al colocar las microesferas en un tanque lleno de gas de hidrógeno presurizado, el gas debería filtrarse a través de los poros para ser absorbido por el paladio. Las esferas podrían entonces usarse para almacenar y transportar el hidrógeno de forma segura, que más tarde podría reabsorberse empleando calor o una bomba de vacío. Las esferas de cristal deberían ser tan pequeñas y resbaladizas como para permitir que fluyesen a lo largo de las tuberías como si de un líquido se tratase, sostiene la patente. Además, el hidrógeno debería estar atrapado en el interior de las esferas lo bastante firme como para evitar el riesgo de explosión, incendio o goteo. Lea la patente completa aquí.
Fuente noticia: New Scientist Traducido por Miguel Artime para

Comentarios

Enviar