El Hubble identifica un planeta azul como la Tierra, donde llueve cristal

Un grupo de astrofísicos, gracias al Hubble, han podido determinar con certeza y por primera vez el color de un exoplaneta en el espectro visible, el HD 189733b es un planeta azul. Pero no se confundan, este color no se debe a la presencia de océanos, si no a los granos de silicato en un ambiente donde la temperatura debe ser superior a los mil grados en su lado iluminado.

El Hubble identifica un planeta azul como la Tierra, donde llueve cristal

Esta imagen artística nos muestra como lo verían desde el espacio unos posibles futuros viajeros interestelares terrestres, el exoplaneta HD 189733b aparece azul como una reminiscencia del cielo de nuestro planeta. Esta imagen pero, esconde un mundo infernal donde el plomo entra en fusión. Este exoplaneta es de hecho un Júpiter caliente, no un planeta-océano. © M. Kornmesser, NASA, ESA

El exoplaneta HD 189733b es un Júpiter caliente que órbita en sólo 2,2 días en torno a un sol que se encuentra a 63 años luz de nosotros en la constelación de Vulpecula. Este es uno de los pocos exoplanetas donde se ha podido determinar el radio (1,26 veces la de Júpiter) y la masa (1,15 veces la de Júpiter). Su proximidad a nuestro planeta lo convierte en un laboratorio de estudio privilegiado para los astrofísicos, y tal vez un futuro destino para hacer aterrizar una nave interestelar.

La temperatura de su atmósfera puede ser superior a los 1.000°C, pero es todavía bastante baja para que las gotas de silicatos se condensen, por lo que probablemente han de llover partículas de vidrio. Según los científicos, estas peculiares perlas de vidrio difunden la luz de la estrella HD 189733 y son probablemente responsables del intenso cielo azul que debe tener el HD 189733b, y que nos recuerda el color de la Tierra desde el espacio.

El Hubble identifica un planeta azul como la Tierra, donde llueve cristal

Recreación artística del Júpiter caliente HD 189733b. Orbita tan cerca de su estrella que está en rotación síncrona, lo que significa que siempre presenta la misma cara hacia su Sol. La part de la atmósfera del planeta que mira a su Sol debe tener una temperatura superior a los 1000°C. Spitzer ya había ayudado a medir la temperatura de la atmósfera del exoplaneta en 2007, y se piensa que su cara oscura tiene una temperatura media inferior en unos 260°C a la de su lado iluminado. Esta diferencia debe generar vientos con velocidades supersónicas que pueden ser del orden de 7.000 km/h. El artista también ha representado al Sol, Sirius y Alpha Centauri, estas últimas, visibles detrás del sistema de HD 189733. © G. Bacon, AURA / STScI

El color determinado por el método de tránsito planetario

Este color en el espectro visible ha sido atribuido a la atmósfera de HD 189733b por los investigadores después de bastante tiempo. Pero tenían dudas. Para desvelarlas, tuvieron que utilizar el Telescopio Espacial Espectrógrafo de Imágenes (SITS) del Hubble. El procedimiento técnico es: HD 189733b realiza un tránsito por delante y por detrás de su estrella. El equipo mide con mucha precisión qué parte del espectro de la curva de luz de la estrella disminuye cuando el exoplaneta pasa detrás de ella. Así, es posible deducir con esta técnica el color de la luz reflejada por su atmósfera en el visible. Corresponde principalmente a azul, por tanto, este debe ser el color de la luz emitida por el exoplaneta en el rango visible.

El Hubble identifica un planeta azul como la Tierra, donde llueve cristal

Si se utiliza una representación espacial de los componentes de color verde y azul de la luz visible reflejada por la atmósfera de los planetas en el sistema solar, nos encontramos con que el color de HD 189733b es comparable al de la Tierra (en azul). El exoplaneta HD 189733b se merece su nombre de Planeta azul. © A. Feild, STScI / AURA

Un planeta azul sin océano: HD 189733b

Con su tamaño, masa y especialmente su temperatura, HD 189733b, desgraciadamente no es un planeta océano. Si los futuros viajeros interestelares terrícolas visitan este mundo algún día, tal vez mediante naves con alguna variante de un motor de fusión inercial, no podrán nadar en las aguas de este planeta. Si HD 189733b tiene quizás una ex-luna, probablemente tendrá que ser tan infernal como Io, y muy lejos de Pandora de Alfa Centauri.

El hecho es que el trabajo de los astrofísicos, con la primera determinación fiable del color de un exoplaneta, es notable. A la espera de ser depositados en arXiv, el artículo que detalla sus trabajos sigue siendo de libre acceso para los curiosos que quieran saber más.

Lo he visto aquí.

 

Temas
Astroseti © 2017 - Todos los derechos reservados.Desarrollado por Tecnux